¿Se pueden pintar azulejos de la cocina o del baño?

Con el paso del tiempo podemos cansarnos de la estética de los azulejos de nuestro baño o cocina y queremos pintar azulejos de alguna de estas estancias.

Como las ganas de cambio no siempre vienen acompañadas de una reforma, probablemente tengamos que buscar soluciones más económicas para conseguir ese cambio de aires estético que tanto queremos.

Pintar azulejos es una de las soluciones más fáciles, estéticas a la par que económica, con unos pocos materiales podremos dar un cambio de aires muy importantes en nuestro baño o cocina.

* ¿Quieres obtener la guía sobre Cómo conseguir los mejores acabados en  alicatado? Haz click aquí y descárgatela gratis.

¿Se pueden pintar azulejos de la cocina o del baño? 3

Antes de pintar azulejos

Lo primero que deberás hacer antes de pintar azulejos es limpiarlos a fondo, quitarles toda la grasa con un desengrasante y finalmente secarlos con un paño de tela seca.

Puedes utilizar un desengrasante universal, uno especifico, acetona o cualquier disolvente para retirar la grasa o incluso los restos de otros productos de limpieza.

No hace falta recordar que debes utilizar guantes para realizar esta operación. La seguridad siempre es lo primero y cuando manejamos este tipo de productos tenemos que estar protegidos.

El objetivo de esta limpieza tan profunda no es otra que preparar la superficie para recibir una pintura esmalte especifica para este fin. No olvides limpiar las juntas cerámicas, puesto que es una zona importante.

Deberemos retirar grifos o cualquier embellecedor o pieza de metal que pueda verse afectado por los disolventes de la limpieza. También debemos prestar atención a la protección de pavimento, o paredes, muebles del baño o la cocina, sanitarios, interruptores, plato de ducha, etc. Para protegerlos lo haremos con plásticos, cartón o papel especifico todo unido con conta de carrocero, esta cinta no dejará restos cuando tengamos que retirarla.

Cómo pintar azulejos

Una vez limpios los azulejos y las juntas, y si fuera necesario, haber renovado la silicona alrededor de la ducha o bañera, empezaremos a pintar azulejos.

Lo mas habitual es utilizar un rodillo de medidas pequeñas para realizar el trabajo del pintado y tener unos buenos acabados, lo más homogéneos y finos posibles.

Siempre tenemos que respetar los tiempos de secado que nos marca el fabricante, por eso es muy importante seguir sus instrucciones al pie de la letra a la hora de pintar azulejos.

Algunas pinturas están preparadas para pintar con pistola, incluso hay disponibles espráis preparados para este fin, pero su uso es más complicado y si no se tiene experiencia, el acabado puede ser peor que si utilizamos un rodillo.

Pasos a seguir para pintar azulejos

  • Puedes empezar por alguna zona que no tenga mucha visibilidad, de esta forma si no te gusta como queda tu nueva pintura, podrás modificar el color.
  • También es importante batir muy bien el producto. Si no se mezcla bien podemos tener colores con diferentes tonalidades y es algo que no queremos cuando tenemos que pintar azulejos.

Empezaremos recortando con una brocha, que significa, pintar el perímetro de la zona, donde es mas complicado acceder con el rodillo.

Después vamos a utilizar el rodillo con pasadas lo mas largas posibles para repartir de forma homogénea todo el producto en toda la superficie.

  • Probablemente tendrás que aplicar una segunda mano para que te quede con un buen acabado. Aquí influye la calidad de la pintura que elijas, hay variedades de pintura que aseguran un cubrimiento mayor.

Asegúrate de tener el acabado que deseas antes de pasar a retirar la cinta de carrocero que hemos colocado previamente. Si tienes que dar una capa extra aplícala antes de retirarla.

  • Cuando procedamos al limpiado de la zona puedes encontrarte con gotitas que hayan escapado de la protección que has puesto previamente. Para limpiarlas puedes humedecer un paño limpio con disolvente para limpiarlas. Una vez estén retiradas los restos, limpia con agua abundante las zonas `limpiadas con el disolvente.
  • Reciclar los restos de productos y desechos es importante, separaremos cartón o plástico, envases metálicos, y demás materiales utilizados cada uno en su contenedor específico.
  • Podemos limpiar las brochas y rodillos utilizados con un disolvente. Al igual que las cubetas y rejillas hasta que los restos de pintura esmalte estén eliminados por completo. Finalmente tendrás que usar agua limpia abundante para retirar los restos de disolvente.
  • Deberás seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante cuando hablemos del tiempo de secado. Este te indicará cuando podrás tocar la pared o usar el baño con normalidad.

Ahora ya tienes lista tu reforma exprés lista y un nuevo aire para tu baño o cocina.

Deja un comentario