¿porcelanato y porcelánico es lo mismo?

Tabla de contenidos

¿Alguna vez te has preguntado si el porcelanato y porcelánico es lo mismo?

La palabra “porcelanato” es, en realidad, un barbarismo creado por la españolización del nombre, de origen italiano, “porcellanato o gres porcellanato” (pronunciado “porchelanato”), aunque, con su uso cuotidiano se ha normalizado. Por lo que podemos, perfectamente utilizar ambas denominaciones para referirnos al mismo material.

¿Cuál es el termino correcto? La respuesta es bien simple: ambas son correctas.

Aunque, si nos ponemos quisquillosos, deberíamos especificar que la denominación correcta, en castellano, es gres porcelánico.

¿porcelanato y porcelánico es lo mismo?

Pero ¿sabemos exactamente que es el gres porcelánico o porcelanato? ¿Conocemos sus propiedades y características? ¿En qué se diferencia del gres tradicional o del azulejo?

Como veis, pueden surgir muchas dudas al referirnos a este material y en este post vamos a intentar darles respuesta.

¿porcelanato y porcelánico es lo mismo? 6

¿Qué es el gres porcelánico?

El gres porcelánico o porcelanato es un tipo de baldosa cerámica con unas prestaciones muy concretas al respecto del resto de baldosas.
Tiene su origen en la industria ceramista italiana, en la década de 1980, cuándo los avances tecnológicos permitieron cocer las materias primas a altas temperaturas (1.200 °C).

Qué es el gres porcelánico
¿porcelanato y porcelánico es lo mismo?

La principal característica del gres porcelánico o porcelanato, y por lo tanto, la gran diferencia con el resto de baldosas cerámicas (azulejo y gres esmaltado), es su, prácticamente nula, capacidad de absorción de agua. Inicialmente, ésta, debe ser de un máximo del 0,5%, tal y como indica las normas internacionales ISO 13006 y EN 14411, pero en la actualidad algunos materiales presentan absorciones muy inferiores, casi cercanas al 0%.

Otras características destacables del porcelánico o porcelanato son su elevada dureza y su resistencia a la abrasión.

La suma de todas ellas hace que el porcelánico o porcelanato sea un material muy polivalente. Ideal, tanto para interiores como para exteriores y apto, por igual para revestimientos como para pavimentos de todo tipo.

Desde uso particular como para espacios de pública concurrencia.

En la actualidad, el gres porcelánico o porcelanato, es la tipología de baldosa cerámica más utilizada en la construcción. Un 80% (en algunos países hasta más) de los proyectos de nueva edificación y/o rehabilitación utilizan el porcelánico o porcelanato como material de revestimiento.

restaurante con azulejos porcelánicos

¿Todos los porcelánicos o porcelanatos son iguales?

El origen es el mismo para todos los tipos de gres porcelánico o porcelanato que ofrece el mercado, pero no, no todos son iguales.

Para empezar, existen dos métodos de conformado: la extrusión y el prensado. Esta primera diferencia la podremos identificar por la codificación de la EN 14411:

  • (AIa) para las baldosas de porcelánico extrudidas.
  • (BIa) para las prensadas.

Por lo general, las baldosas de porcelánico o porcelanato prensadas (BIa) son las más comunes ya que el molde permite dar a la superficie de la baldosa diferentes texturas naturales, cada vez más realistas (pizarra, madera, etc.).

Por otro lado, el mismo cuerpo de la baldosa ofrece distintas tipologías:

  • Todo Masa (tuttomassa) o masa simple: el cuerpo de esta baldosa está compuesto por la misma “mezcla” de materia prima. Así pues, su comportamiento será el mismo en todo su espesor.
  • Doble carga: en esta tipología, el cuerpo de la baldosa está dividido en dos partes. La primera (la de la parte inferior) da cuerpo a la baldosa y suele ser más gruesa, a la vez que de una mezcla más, llamémosla, básica. Mientras que la segunda (la que queda en la cara superior), suele ser de menor espesor, pero le confiere a la baldosa una mayor dureza y resistencia, en especial al tránsito.

Baldosas rectificadas y no rectificadas

También encontraremos baldosas rectificadas y no rectificadas.

Esta diferencia determina el acabado de los cantos de la baldosa y, sobre todo, la precisión o exactitud del formato de la propia pieza.

La ventaja de utilizar baldosas rectificadas es la tranquilidad de que, mientras sean del mismo modelo y calibre, todas las piezas tendrán el mismo formato y, nos ahorraremos más de un “susto” durante la instalación.

La Cerámica rectificada

El equipo decoracional quiere seguir avanzando en las características básicas de los materiales cerámicos.

Uno de los elementos básicos en la elección de un modelo es su acabado rectificado o estándar.

baldosas rectificadas o no

La cerámica plana inicia su fabricación por un proceso de prensado sobre molde, conformando una pieza en crudo con bordes rectos.

Una vez decorada la pieza (ver Cerámica: sistemas de decoración), se procede al proceso de cocción en ciclos de temperatura próximos a los 1.100 grados. Como consecuencia de este proceso de cocción se generan tanto contracciones de volumen (pérdida de masa de agua), como curvaturas de la pieza.

La pieza cocida resultante tiene varios hitos:

  • Es de menor dimensión que la pieza prensada en crudo
  • Tiene curvatura aceptable (según norma y criterios de fabricante)
  •  Tiene unas variaciones dimensionales, limitadas por su clasificación en calibres
  • Tiene los bordes curvados

Esta última característica responde a la de las piezas estándar de cerámica plana, que requieren para su colocación la disposición de juntas entre baldosas no menores a 2 mm. Esta junta permite absorber las pequeñas diferencias dimensionales de piezas de un mismo calibre.

Para responder a las exigencias de los proyectistas de juntas menores a 2 mm, buscando “solados sin juntas”, se iniciaron las fabricaciones de material rectificado.

¿En qué consiste el proceso de rectificado?

Se trata de un proceso de desbaste lateral de las piezas cerámicas, que le hacen perder ese borde curvo natural. Se hacen pasar las baldosas cerámicas por unas muelas que van «comiendo» el lateral de las piezas, hasta tener un canto recto.

El proceso final del rectificado es la aplicación de un pequeño desbaste inclinado en el borde de la superficie, a modo de bisel, que determine dos efectos:

  • Evitar un borde cortante (peligro en la manipulación)
  • Facilitar el rejuntado y colocación

Los materiales cerámicos rectificados permiten su colocación con juntas de 1,5 y hasta 1 mm. Aún así los instaladores y proyectistas persisten en la instalación sin junta. Sin embargo, hay que tener en cuenta varios inconvenientes frente a la colocación sin junta:

  • La curvatura de las piezas queda sin disimular en colocación sin junta, produciendo “cejas” (pequeños desniveles entre las baldosas, siendo estéticamente desagradables)
  • En alicatados o solados de amplia dimensión, la junta permite la dilatación de las piezas.

Otro elemento a considerar en la instalación de materiales cerámicos, especialmente rectificados, es la posibilidad de colocación trabada (no alineada) de las baldosas. Esta posibilidad suele estudiarse con formatos rectangulares.

En este caso es necesario tener en cuenta que todas las baldosas cerámicas tienen una leve curvatura, es decir, si las colocamos sobre una superficie plana están algo levantadas en el centro de la baldosa. El caso más desfavorable es la instalación trabada a ½, haciendo coincidir un extremo de una pieza con el centro de la contigua,  haciendo más exagerada la curvatura de la pieza. La colocación con traba exagerada y, sin junta, genera los habituales problemas de “cejas”.

Por esta razón el equipo decoracional te recomienda la instalación trabada con un máximo de 1/3 de la pieza, siendo más recomendable 1/5 de la pieza.

¿Es siempre necesaria la elección de modelos rectificados?

  • En grandes formatos (longitud 100, 120 cm) siempre debe ser rectificado, evitando seguras diferencias dimensionales
  • En formatos de 30×60, 60×60, o menores no es necesario el rectificado.
  • En formatos de 30×60 o 60×60, de decoración digital (ver Cerámica personalizada: emotile vby Ceracasa) recomendamos el uso no rectificado.

Debemos considerar que el rectificado es un proceso añadido que genera:

  • Un coste mayor de la cerámica
  • Una instalación de mayor exigencia profesional

Baldosas esmaltadas y no esmaltadas

Y, por supuesto, nos queda diferenciar entre las baldosas esmaltadas y no esmaltadas.

  • Para estas, la norma EN 14411 también la diferencia con la codificación GL para las esmaltadas (del inglés Glazed) y, con UGL para las no esmaltadas (del inglés UnGlazed, como ya os habréis imaginado).
    Entre las primeras destacamos los acabados: pulido, semi-pulido y mate. Pueden ser tanto de masa simple (el clásico “sal y pimienta”) como de doble carga.
  • Y en las segundas, aunque también podrían ser de las dos tipologías, se suele utilizar más la de masa simple o todo masa teniendo en cuenta que el esmalte es el que acaba de aportar la resistencia al desgaste.

Tendencias – ¿Porcelanato y porcelánico es lo mismo?

Los avances tecnológicos en la industria cerámica han revolucionado el sector y, precisamente, la versatilidad del gres porcelánico o porcelanato lo han ensalzado como el material cerámico definitivo.

La capacidad productiva actual nos permite disfrutar de formatos y espesores, impensables 20 años atrás.

La lámina porcelánica, también conocida como XXL, slim, o slab ofrece formatos de hasta 360 cm de largo y 150 cm de ancho con espesores que pueden ir desde los 3 hasta los 12 mm.

Y no nos podemos olvidar de la tendencia más actual de todas, las baldosas de 20 mm de espesor. Perfectas para pavimentos exteriores, tanto sobre soporte rígido (soleras de hormigón) como en jardines, o suelos técnicos elevados. Pero, si me lo permitís, de esto podemos hablar otro día.

Valora el post! post

POST RELACIONADOS

POST RELACIONADOS

Mejores colores para casas según el espacio

Los diferentes colores de las paredes y los esquemas de colores de la pintura afectan nuestro estado de ánimo de diferentes maneras. Digamos que ha decidido que el verde esmeralda será el foco principal en su sala de estar. Antes de comprar galones de pintura verde esmeralda, debe considerar el efecto que tendrá en la apariencia y el

VER ENTRADA »
Alfombras orientales
REFORMAS
RR SS

3 elementos clave en su fabricación

Las alfombras orientales son un tejido pesado hecho para una amplia variedad de propósitos utilitarios y simbólicos y producido en países orientales para uso doméstico, venta local y exportación. Las alfombras orientales se pueden tejer en pelo o en tejido plano sin pelo, utilizando diversos materiales como seda, lana y algodón. Los ejemplos de alfombras orientales

VER ENTRADA »
partes de un inodoro
REFORMAS
RR SS

12 partes que quizás desconocías

Las partes de un inodoro hoy pueden verse cosméticamente diferentes del primer inodoro con descarga de agua patentado por Joseph Bramah de Yorkshire, Inglaterra en 1778, pero el funcionamiento es notablemente el mismo. Un inodoro sanitario con descarga de agua es uno de los dispositivos mecánicos más simples de su hogar, y funciona de manera

VER ENTRADA »
Scroll al inicio
Ir arriba