Receta de alcachofas confitadas | Blog de DIA

Las alcachofas confitadas son una delicia para el paladar, además de un plato muy saludable.  Y aunque es un plato que se suele comer en restaurantes, lo cierto es que hoy vamos a darte la receta para que así puedas preparar las alcachofas confitadas en casa cada vez que quieras.

¿Empezamos?

alcachofas confitadas

Imprimir Receta

Receta de alcachofas confitadas en aceite de oliva

Tiempo de preparación15 min

Tiempo de cocción1 h

Tiempo total1 h 15 min

Plato: Aperitivo

Cocina: Mediterranean

Raciones: 4 personas

Calorías: 276kcal

Elaboración de las alcachofas confitadas

  • Comenzamos la receta de las alcachofas confitadas poniendo todo el aceite en una cazuela y dejar que se caliente hasta alcanzar una temperatura de 60ºC aproximadamente. Es importante tener presente que el aceite no debe hervir. Solo ha de estar caliente.

  • Mientras tenemos el aceite en el fuego, vamos limpiando la alcachofa. Para ello, elimina el tallo y las hojas más duras.

  • EL siguiente paso es cortar un poco la parte superior de la alcachofa para que todas las hojas queden a la misma altura y frota con un limón para evitar que oscurezcan cuando comience la oxidación. Cuando lo tengas empieza a introducir las alcachofas en la cazuela con el aceite, poniéndolas en vertical, y hacia arriba, de tal forma que las alcachofas queden sumergidas y el corazón de éstas queden en el fondo.

  • Corta aproximadamente un centímetro de la parte superior dela alcachofa y frota con el limón para evitar que se oscurezca al iniciar elproceso de oxidación. Vete colocándolas en la cazuela boca arriba. El corazón de la alcachofa en el fondo. De forma que las hojas seccionadas sean visibles y queden sumergidas por completo.

  • Y ahora, llega el momento más sencillo pero el que exige más paciencia y es el de esperar durante una hora para que las alcachofas confiten. Transcurrido este tiempo, pínchalas con un palillo y comprueba que estén blanditas. Si no lo están, deberás esperar algo más de tiempo.

¿Con qué puedes acompañar las alcachofas confitadas?

Ya tienes las alcachofas confitadas al dente. ¿Cómo servirlas? Pues bien, es un plato con tanta presencia, que necesita pocos complementos. Basta con que le eches una pizca de sal y un poquito de pimienta.

Y por último, no olvides tener un poquito de pan a mano, pues después de comerlas, querrás mojar el aceite.

Ya sean confitadas, rehogadas o como ingrediente de un plato más elaborado, por las propiedades de la alcachofa, éstas no deben faltar en tu dieta. Y aunque son una verdura de temporada, lo cierto es que gracias a los invernaderos, se pueden encontrar en el supermercado durante todo el año.

Deja un comentario