TRUCOS Y AHORRO PARA CASA

Judías verdes salteadas con soja y sésamo

Tabla de contenidos

Es judías verdes salteadas con soja y sésamo son una excelente opción, rica y sabrosa, compatible con cualquier dieta de adelgazamiento. Con un toque oriental delicioso.

Paso 1:

Para hacer estas judías verdes salteadas con soja y sésamo, lo primero que debemos hacer es limpiar las vainas de las judías, si es que las hemos comprado frescas. Por eso, corta los dos extremos de las judías verdes. Lo ideal es poner varias judías juntas y alineadas, y quitar todos los laterales a la vez. Alinealas por el otro lado y haz lo mismo.

Paso 2:

Una vez hecho esto, ya puedes retirar las fibras de la judía tierna, es decir, el lateral por ambos lados. Eso sí, se trata de retirar un pequeño filete, no de llevarte a media judía delante. Puede hacerlo con la ayuda de un cuchillo punta o con un pelador de verduras.

Ahora ya puedes cortar las judías a tu antojo. Para esta receta, lo ideal es cortar a bastones de unos 4 centímetros.

Paso 3:

Cuando la judía tierna está en temporada y está recién cosechada no habrá que sacarles este lateral. La mejor manera de saber si puedes saltarte el paso de limpiarla, es doblar con los dedos la judía. Si se dobla pero no llega a romperse no te quedará más remedio que limpiarla y sacará la fibra. Si por el contrario se parte como si fuera una ramita, es que está lisa y recién cosechada, y te puedes saltar el paso de limpiarla. En las judías redondas, tampoco hay que quitarles el hilo, por eso nosotros hoy hemos optado por esta variedad para elaborar estas ricas judías verdes salteadas con soja y sésamo. Si compras judías verdes congeladas, tampoco tendrás que hacer nada.

Paso 4:

Acerca una cazuela al fuego con abundante agua. Cuando empiece a hervir, introduce las judías verdes y un puñado de sal y deja cocer durante 5 minutos. Piensa que después saltarás las judías, por lo que no se trata de dejarlas tiernas ahora, sólo de cocinarlas un poco y ablandarlas.

Paso 5:

Escurre las judías de su agua de cocción y pásalas a un cuenco con agua y hielo para cortar la cocción y que conserven su bonito color verde. Escurrir y secar ligeramente con la ayuda de un paño limpio o de un papel absorbente de cocina. Reserva.

Paso 6:

Limpia el puerro de las hojas exteriores, de las ramas verdes y las raíces… quedándote con el corazón más blanquete. Ahora, pica el puerro finamente en brunoise fina, es decir, a trocitos pequeños, tan pequeños como puedas.

Acercar una sartén al fuego con un chorrito de aceite de girasol y otro de aceite de sésamo. Cuando tengan temperatura, incorpora el puerro y saltea a fuego suave. Deja calentar hasta que el puerro esté blando.

Paso 7:

Sube el fuego e incorpora las judías verdes, aliña con salsa de soja y salta rápidamente durante un par de minutos. Aparte del fuego y aliño con semillas de sésamo blanco al gusto.

Presentación:

Sirve estas judías verdes salteadas con soja y sésamo recién hechas. Si quieres una presentación más impactante y elegante, sírvelo en grandes cuencos y con palillos.

Sugerencia:

Las judías verdes congeladas DIA son una excelente opción si no tienes demasiado tiempo. En este caso, no tendrás que cocerlas, sino saltarlas directamente sin descongelar.

Otra exquisita receta con este increíble alimento son las judías verdes en Monsieur Cuisine. ¡Buenas y fáciles de hacer!

Valora el post! post

POST RELACIONADOS

MAS ENTRADAS