La comida y el cerebro de Perlmutter leer en línea. Comida y cerebro. Este libro está bien complementado.

El autor de este libro es David Perlmutter, MD, neurólogo y nutricionista. Su libro causó verdadera sensación en los Estados Unidos, estuvo en lo más alto de las calificaciones de libros durante mucho tiempo y fue traducido a muchos idiomas. A todos los nutricionistas nos han dicho durante décadas que una dieta saludable pasa por evitar los alimentos fritos y grasos, así como el consumo moderado de carne y lácteos. El autor revierte resueltamente estos dogmas obsoletos y aconseja comer audazmente … grasa. De acuerdo, la afirmación de que los carbohidratos dañan la actividad cerebral es simplemente asombrosa. ¡Creemos que nuestro cerebro necesita glucosa!

El autor hace referencia a su amplia experiencia práctica, que le permitió sacar conclusiones respecto a cómo los alimentos ingeridos afectan el funcionamiento de nuestro cerebro. Él está tratando de demostrar que la pérdida de memoria, el insomnio, la depresión y la depresión se pueden curar eliminando ciertos alimentos de la dieta. Y para aquellos que no padecen tales enfermedades, una dieta bien elegida ayudará a mantener una excelente salud e ingenio.

Basándose en investigaciones científicas, Perlmutter sostiene que los principales enemigos del cerebro son los hidratos de carbono y la proteína del gluten, que son ricas en pan, pasta, bollería y cereales. Son el gluten y los carbohidratos los que dañan los vasos del cerebro, debilitan la memoria, no permiten que el cuerpo queme el exceso de grasa y envejecen prematuramente el cuerpo. David Perlmutter enumera una larga lista de enfermedades que cree que el exceso de gluten y carbohidratos son los culpables. Encabezando la lista está la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, seguidas de problemas de memoria, migrañas, fatiga crónica e insomnio, trastornos intestinales, depresión, artritis y obesidad. Eso es todo un conjunto de «enfermedades de la civilización».

Vale la pena prestar atención al subtítulo del libro: «Qué hacen los carbohidratos por la salud, el pensamiento y la memoria». En realidad, me parece que estas historias de terror del autor son algo infundadas y poco convincentes. Para hacer tales afirmaciones, uno debe tener datos experimentales más sólidos, y no solo un padre que sufre de la enfermedad de Alzheimer. El padre de David Perlmutter también es médico; su hijo le dedicó su libro.

En mis libros sobre la cerveza, cito datos obtenidos relativamente recientemente de antropólogos que tienen motivos para argumentar que la especie Homo

sapiens

durante varios cientos de miles de años cazaba y recolectaba, se movía mucho y comía mal, y solo recientemente, hace unos 10-12 mil años, de repente cambió a una vida sedentaria, cuando se dedicó a la agricultura. Este hombre estaba impulsado por el deseo de beber, ya que la única forma segura de obtener una bebida alcohólica era hacer cerveza. Fue la cerveza lo que hizo que nuestros antiguos ancestros comenzaran a cultivar la tierra, cultivar cebada y trigo y construir sus asentamientos. Y cuando los cereales en los contenedores de los granjeros se hicieron abundantes, no solo fueron suficientes para la cerveza, que se usaba, según los antropólogos, con fines de culto, y el grano comenzó a usarse como alimento. Así nació la civilización moderna y la dieta cambió radicalmente. Junto con la agricultura nació un intercambio comercial de excedentes de cereales, surgieron la contabilidad, las matemáticas, la escritura y todas las demás delicias de la civilización…

En esto es difícil no estar de acuerdo con las conclusiones de David Perlmutter: el inicio de la civilización tiene su lado negativo, que afecta negativamente el metabolismo. La dieta moderada recomendada por él (2000 kcal por día para mujeres y 2550 kcal para hombres) puede devolver nuestro cuerpo a un estado primitivo saludable, prolongar la vida, fortalecer la memoria y mejorar la inteligencia. El mismo efecto da la actividad física, principalmente aeróbica. No es casualidad que la moda de la dieta paleo sea comer como en la Edad de Piedra, cuando una persona aún no ha pasado al sedentarismo, así como al estilo de vida móvil.

Perlmutter ofrece un menú de siete días equilibrado y sencillo con recetas en su libro. Purés abundantes, verduras de temporada fritas y al horno, ensaladas con frutos secos y aceitunas. Cuanto más se acerque nuestra forma de comer a la prehistórica, mayor será el beneficio para el organismo, agotado por los supermercados y las neveras de cada hogar. Además, la agricultura moderna nos permite cultivar cereales que contienen cuarenta veces más gluten que los que se cultivaban hace apenas unas décadas.

Por supuesto, a diferencia del público, el libro de David Perlmutter fue recibido por los expertos de manera ambigua: demasiado radicalmente, sus ideas rompen con los estereotipos establecidos. Pero antes de interesarse por las críticas y puntos de vista de otros nutricionistas y médicos, debe estudiar detenidamente este libro.

David Perlmutter, Christine Loberg. Comida y cerebro. Qué hacen los carbohidratos con la salud, el pensamiento y la memoria (Cerebro de cereales: la sorprendente verdad sobre el trigo, los carbohidratos y el azúcar: los asesinos silenciosos de su cerebro). / Traducción: Galina Fedotova, Svetlana Chigrinets, Nadezhda Nikolskaya. – M .: Mann, Ivanov y Ferber, 2014. – 240 págs. – Circulación 2000 ejemplares – Rústica.

Desde hace varios años, un neurólogo en ejercicio de la más alta categoría, David Perlmutter, busca las causas de las enfermedades que destruyen el cerebro de sus pacientes día a día. Perlmutter también es miembro del Colegio Estadounidense de Nutrición y miembro fundador del Consejo Estadounidense de Medicina Holística. Basado en su experiencia, conocimiento e investigación científica reciente, Perlmutter concluye que el gluten, que se encuentra en el trigo, el centeno y otros granos, afecta la aparición de dolores de cabeza, obesidad, depresión, enfermedad de Alzheimer y demencia. En su libro Food and the Brain, Perlmutter explica cómo el trigo moderno es diferente de lo que comían nuestros antepasados, y cómo la presencia diaria de pasta y productos horneados en la dieta socava nuestra digestión y función cerebral. Perlmutter también describe qué alimentos y factores son necesarios para nuestra salud y mente, y ofrece un plan de alimentación de cuatro semanas que desarrolló.

Material preparado:
Olya Malysheva

・ ・ ・

Trigo totalmente diferente

“Uno de los eventos más importantes y de mayor impacto que finalmente condujo al deterioro actual de la salud cerebral fue la introducción de granos de trigo en la dieta humana. Nuestros antepasados ​​neolíticos lo comían en pequeñas cantidades. Sin embargo, el trigo moderno se parece poco a la escanda silvestre, que la gente de esa época comía ocasionalmente. Gracias a la tecnología moderna de hibridación y modificación genética, esta cosecha de granos, de la cual una persona come anualmente unos 65 kilogramos, casi no tiene parecido genético, estructural o químico con ese trigo prehistórico. Este es el problema: cada vez le estamos complicando más la vida a nuestro cuerpo…

Deja un comentario